miércoles, 17 de febrero de 2010

VALOR PARA CAMBIAR: 31 de marzo

AI-Anon es donde muchos de los que hemos convivido con un alcohólico empezamos a crecer por vez primera. Aprendemos a encarar el mundo como realmente es y a asumir la responsabilidad por nuestras acciones. Nos ocupamos de nuestros sentimientos y compartimos honestamente nues­tras experiencias. Aprendemos acerca de nosotros mismos y fomentamos nuestro crecimiento espiri­tual y nuestro bienestar físico y mental. Nos con­vertimos en adultos responsables.

Una parte importante de un asunto tan serio como la recuperación implica reconocer nuestra necesidad de divertimos, hacer un viaje, volar una cometa, asistir a un concierto, hacer ruido, correr por la calle o soplar burbujas. La alegría puede poner situaciones conflictivas en su justa perspectiva. Nos recuerda que la vida no se limita al problema que nos aqueja.

El tomamos con demasiada seriedad no solu­ciona un problema con más rapidez. En realidad hacer una pausa puede ayudar más que continuar la lucha - hasta la gelatina necesita un cierto tiem­po para formarse como corresponde. Una buena risa puede ser el mejor instrumento disponible para ayudamos a soltar las riendas, y así regresaremos renovados a nuestra labor.

Recordatorio para hoy

Un sentido del humor bien desarrollado me ayu­da a desprenderme de mis luchas y triunfos perso­nales. Evitaré tomarme demasiado en serio hoy.

"Una pulgada de alegría es mayor que un palmo de sufrimientos, porque reír es propio del hombre."

François Rabelais



VALOR PARA CAMBIAR: 30 de marzo

Cuando escuché que AI-Anon era un programa en el cual aprendemos a concentrarnos en noso­tros mismos, me pregunté: ¿Qué pensarían de mí otras personas si actuara sobre la base de ese prin­cipio? Seguramente me considerarían desconside­rada, irreflexiva e indiferente. Y esas eran las que­jas que tenía contra los alcohólicos de mi vida. No quería comportarme de la misma manera. En cam­bio traté de hacer cosas por otros, cosas que pare­cieran cariñosas y generosas aun cuando no tuvie­ra ganas de hacerlas. No podía entender el por qué del resentimiento que sentía a menudo des­pués de realizar tales acciones.

Mis esfuerzos por salir de mí misma tratando de agradar a todos no funcionaban. Me concentraba en su respuesta en lugar de en lo que parecía mejor para mí. No había nada incondicional en esta acción de dar. Mi madrina me ayudó a ver que si prestaba más atención a mí misma y hacer lo que creía era mejor para mí, sería libre de dar sin con­diciones. Sólo entonces podría considerarme real­mente generosa.

Recordatorio para hoy

El programa de AI-Anon funciona cuando me concentro en mí misma, asisto a muchas reuniones de AI-Anon y doy prioridad absoluta a mi recupe­ración. Al ser cada vez más yo misma, puedo tratar a otros con amor y respeto.

"Podemos mejor ayudar a otros cuando nosotros mismos hemos aprendido la manera de conseguir la serenidad."

Los Doce Pasos y Tradiciones

VALOR PARA CAMBIAR: 29 de marzo

Ya es hora de que comience a ser más agradable conmigo mismo. Las voces en mi cabeza que me dicen que no soy lo suficientemente bueno no dicen la verdad, simplemente reflejan la autoestima dañada como resultado de la convivencia con el alcoholismo. Cuando reconozco este hecho, puedo acallar esas voces. Ya no las oiré más.
La recuperación en Al-Anon me ha despertado pensamientos más delicados y afectuosos que me recuerdan que soy digno de ser amado y que puedo aprender a amarme. Cuando abro mi mente lo suficiente como para oír este mensaje, puedo comenzar a oír todos los otros maravillosos sonidos de la vida, y los pensamientos ofensivos se desvanecen.

Recordatorio para hoy

El tratarme a mí mismo con amabilidad y respeto me ayuda a cuestionar mis críticas de mí mismo. Hoy prestaré especial atención a cualquier voz que hable con amor.

Necesitamos aprender a vivir, a concentrarnos en algo bueno o útil para nuestras vidas y a dejar que el resto del mundo se ocupe de sus propios asuntos.


¿Cómo puedo ayudar a mis hijos?

VALOR PARA CAMBIAR: 28 de marzo

¿Qué sucede cuando me aferro físicamente a algo? Giro mi cabeza. Cierro los ojos con fuerza. Me duelen los nudillos al apretar los puños. Las uñas de los dedos se me clavan en las palmas de las manos. Me agoto. ¡Me lastimo!

Por otro lado cuando confío en que Dios me proporcionará lo que necesito, puedo soltar las riendas. Miro hacia el futuro. Tengo las manos libres para actividades sanas, afectuosas y entrete­nidas. Encuentro reservas inesperadas de energía. Abro los ojos para ver nuevas oportunidades, muchas de las cuales han estado siempre delante de mí.

Antes de quejarme de mi sufrimiento, debería examinarme a mí mismo. Tal vez me sorprenda por todo el dolor que puedo eliminar simplemente soltando las riendas.

Recordatorio para hoy

¿Cuánto puede darme Dios si no estoy dispues­to a recibir? Cuando me aferro a un problema, a un temor o a un resentimiento, me privo de la ayuda disponible. Hoy dejaré de aferrarme a algo. "Soltaré las riendas y se las entregaré a Dios."

"Todo lo que tenía que hacer era tener la mínima volun­tad para abrir mi puño un poco y los milagros ocurrie­ron. Así es Dios según mi entendimiento hoy."

As We Understood...



VALOR PARA CAMBIAR: 27 de marzo

Solía pensar que vivir significaba sobrevivir de crisis en crisis. Continué viviendo de este modo como adulto porque era la única manera que co­nocía.

Desde esa época la hermandad de AI-Anon ha llegado a ser como mi familia. Nuestras doce Tra­diciones me ayudan a aprender cómo funciona un grupo familiar sano. Hoy, cuando surge un pro­blema que involucra a otra gente, vuelvo a las Tradiciones buscando una guía.

Las Tradiciones me han permitido ser parte de un grupo que fortalece mi crecimiento. Me han llevado a aprender a desprenderme, a respetar la intimidad de otra gente y a encontrar algún alivio a mi necesidad de dominar y controlar. Debido a las Doce Tradiciones he descubierto que soy un miembro importante de cualquier grupo del que forme parte. Tengo ahora un sentido de mi propio valor, así como de mis limitaciones. Como resulta­do de ello estoy forjando "la sabiduría para reco­nocer la diferencia" entre lo que puedo cambiar y lo que debo aceptar.

Recordatorio para hoy

Como las Tradiciones se basan en principios es­pirituales, frecuentemente se aplican a cuestiones personales y también a asuntos de grupo. Cuando me enredo en problemas con otra gente, las Tradi­ciones pueden ofrecer guía y perspectiva.

"Los Doce Pasos y las Doce Tradiciones incorporan prin­cipios que conducen a la recuperación y al crecimiento personal, ayudándonos a descubrir y llegar a ser la per­sona que queremos."

Aquí se habla Al-Anon

VALOR PARA CAMBIAR: 26 de marzo

“Es mejor hacer las cosas mal que no hacerlas", según reza una versión extravagante de un viejo proverbio. El perfeccionismo, la dilación y la parálisis son tres de los peores efectos del alcoholismo en mi vida.

Tengo la tendencia a pasar mi vida esperando que el pasado cambie. Quiero pasar los primeros cien años de mi vida subsanando todos mis defectos y los cien años siguientes verdaderamente viviendo. Tal tendencia a evitar correr riesgos, a evitar hacer algo mal, me ha impedido concretar algunas de las cosas que más disfruto y me ha mantenido lejos de la práctica que lleva al progreso.

Si no estoy dispuesto a realizar una tarea mal, no podré progresar y aprender a hacerla bien. La única tarea que puedo aspirar a realizar perfectamente es la tarea que he dejado totalmente inconclusa.


Recordatorio para hoy


Al-Anon me anima a correr riesgos y a considerar la vida no como una operación comando, sino como una serie continua de experimentos de los cuales aprendo más sobre la vida.


“Todos los sentimientos bellos del mundo pesan menos que una sola acción de amor”

James Russell Lowell

VALOR PARA CAMBIAR: 25 de marzo

Llegué a AI-Anon confundido sobre lo que era y lo que no era mi responsabilidad. Hoy, después de mucho trabajo con los Pasos, creo que soy responsable de lo siguiente: de ser leal a mis valores, de satisfacerme a mí mismo primero, de mantener una mente abierta, de desprenderme emocio­nalmente con amor, de librarme de ira y resenti­mientos, de expresar mis ideas y sentimientos en lugar de reprimirlos, de asistir a las reuniones de AI-Anon y mantenerme en contacto con los ami­gos de la hermandad, de ser realista en mis expec­tativas, de tomar decisiones sanas Y de estar agra­decido por las cosas buenas.

También tengo determinadas responsabilidades hacia otros, dar la bienvenida a los recién llegados, prestar servicios, reconocer que otros tienen el de­recho a vivir sus propias vidas, escuchar no sola­ mente con mis oídos sino también con mi corazón, y compartir tanto mi alegría como mi dolor.

No soy responsable del alcoholismo, la sobrie­dad, el trabajo, el aseo, la dieta, la higiene dental u otras decisiones de mi ser querido alcohólico. Es mi responsabilidad tratar a esta persona con corte­sía, dulzura y amor. De esta manera ambos podre­mos crecer.


Recordatorio para hoy


Hoy, si me sintiera tentado a inmiscuirme en algo que no es de mi incumbencia, podría desviar la atención hacia alguna manera de atenderme a mí mismo.



"Tengo una responsabilidad primordial para conmigo mismo: hacer de mí la mejor persona posible. Entonces, tendré algo que valga la pena compartir."

Viviendo con un alcohólico sobrio



VALOR PARA CAMBIAR: 24 de marzo

Me resultaba muy difícil creer que el alcoholis­mo era una enfermedad. Estaba convencido de que si realmente lo querían, los alcohólicos podían dejar de beber. Después de todo yo dejé de fumar. ¿No era lo mismo?

Un día un miembro de AI-Anon comparó el alcoholismo activo con el mal de Alzheimer. Ve­mos a nuestros seres queridos consumirse sin en­terarse de lo que está sucediendo o sin poder dete­nerlo. Se ven perfectamente normales por fuera pero la enfermedad progresa y se toman más y más irracionales y difíciles. En sus momentos de lucidez, cuando parece volver a la normalidad, queremos creer que están bien, pero esos momen­tos pasan, y nos desesperamos. Poco tiempo des­pués nos sentimos resentidos con la misma gente que en algún momento amamos.

Siempre le estaré agradecido a mi amiga porque su explicación me ayudó a aceptar la realidad de mi situación. Luego me fue más fácil separar la enfermedad de la persona.


Recordatorio para hoy

Cuando acepto que el alcoholismo es una enfer­medad, me veo obligado a encarar el hecho de que soy incapaz ante él. Sólo así puedo conquistar la libertad de concentrarme en mi propio crecimien­to espiritual.

"Un familiar no tiene más derecho a decir: "Si me amaras no te emborracharías" que el derecho a decir: "Si me amaras no tendrías tuberculosis..." La enfermedad es una condición, no un acto."


Una guía para la familia del alcohólico



VALOR PARA CAMBIAR: 23 de marzo

El alcoholismo ha sido un factor de muchas esperanzas frustradas, sueños quebrantados, y dolor considerable en mi vida. No quiero aferrarme a estos sentimientos, pero tampoco volverles la espalda. Al-Anon me ayuda a encarar aun los aspectos más desagradables de mi pasado. Al tomar las manos de los miembros de la hermandad puedo sentir el dolor, las pérdidas, y avanzar.
Estos sentimientos los llevo en lo más profundo de mi ser; cuando golpean a la puerta de mi conciencia, deseo abrirles y dejarlos entrar. Necesito tratarme a mí mismo con el mismo cuidado y respeto con que trataría a un miembro de Al-Anon que comparte su dolor, su confusión y su tormento en una reunión. Solamente de esta manera podré vivir una vida plena y en paz.

Recordatorio para hoy

Dicen que el dolor es inevitable pero que el sufrimiento es optativo. Si aprendo a aceptar que el dolor es parte de la vida, estaré mejor preparado para soportar lo momentos difíciles y luego avanzar olvidándome del dolor.

...Cuando anhelamos una vida sin... dificultades, recuérdanos que los robles crecen con fuerza con vientos en contra y que los diamantes nacen bajo presión.

Peter Marshall

VALOR PARA CAMBIAR: 22 de marzo

A fin de sobrevivir en el mundo contradictorio y explosivo del alcoholismo, muchos de nosotros aprendimos a pasar por alto nuestros sentimien­tos. Perdimos contacto con nosotros mismos sin siquiera damos cuenta.

Por ejemplo, aunque yo acusaba a los alcohóli­cos de mi vida por haberme abandonado en mo­mentos de necesidad, no era un buen amigo de mí mismo. En mi temor y confusión, me aparté del pequeño niño que en mi vivía sencillamente, el que lloraba cuando moría el gato y luego se olvi­daba, el que podía valorar una puesta de sol sin querer poseerla, y el que vivía un día a la vez.

La recuperación no significa que tengo que ser una persona diferente. Significa que necesito empezar a ser yo mismo otra vez. Las lecciones que estoy aprendiendo en AI-Anon son lecciones que ya sé. Sólo necesito recordar.

Recordatorio para hoy

Hay una inocencia dentro de mí que ya sabe cómo confiar en mi Poder Superior, apreciar la vida mientras la disfruto suavemente, vivir plena y sencillamente el momento presente. Permitiré que esa parte de mi ser surja y me nutra mientras continúo con este viaje.

"Lleva mucho tiempo ser joven."

Pablo Picasso

VALOR PARA CAMBIAR: 21 de marzo

Un corredor se estaba acercando al final de una carrera. Dunas de arena a la izquierda no le permi­tían ver la playa más allá. Atravesar las dunas requería un esfuerzo adicional después de una lar­ga y fatigosa carrera. En lugar de ello podía per­manecer en el camino llano que se desviaba a la derecha. Aunque la vista era menos atrayente, la ruta más fácil era tentadora. Su experiencia pasada le había enseñado a evitar esforzarse demasiado. Sin embargo le encantaba la vista del océano.

El corredor titubeó. Una llamada interior le inci­taba a ir a través de las dunas, y así se decidió. Al aparecer la playa, una puesta de sol espectacular flotaba sobre la rompiente de las olas. La humil­dad abrumó al corredor cuando se dio cuenta de que en su momento de duda había oído a un Po­der superior que él mismo, un Poder que podía ver aun en los lugares más recónditos.

Recordatorio para hoy

La lógica puede indicamos un camino mientras que mi voz interior me empuja en una dirección diferente. Quizás sea más fácil seguir los dictados de la lógica, la conveniencia, o la experiencia pasa­da, pero ¿estoy privándome acaso de algo mucho mejor? Hoy, haré una pausa ante una encrucijada y escucharé la voz de mi Poder Superior.

"El intelecto tiene poco que ver en el camino del descu­brimiento. Se produce un salto en la conciencia, llámese intuición o lo que sea, y la solución llega sin conocerse cómo o por qué."

Albert Einstein

VALOR PARA CAMBIAR: 20 de marzo

Uno de los temas en nuestra guía del Cuarto Paso, Plan detallado para progresar, es el mérito propio. Conforme aplico este Paso, realizando sin temor un minucioso examen de conciencia de mí mismo, encuentro que siempre he juzgado mi valor en función de mis logros, o de lo que otra gente decía de mí. Esto significaba que tenía que esforzarme en todo momento o convertirme constantemente en centro de atención. En el mejor de los casos mi sentimiento de satisfacción era pasajero.
Con el Cuarto Paso, me di cuenta de que parte de mi mérito descansaba en mi capacidad para amar a otros. Decir una palabra amable, escribir una nota simpática, o simplemente quitar tiempo a mis pensamientos para apreciar otro ser humano, enriquecen mi vida. Tengo la facultad de sentirme bien conmigo mismo, independientemente de mis logros, y de si otra gente me valora o no.

Recordatorio para hoy

Permíteme buscar oportunidades apropiadas para compartir mi amor con la gente que me rodea. De esta manera celebro una de mis cualidades más positivas sin esperar nada a cambio. Una palabra cariñosa de corazón o un agradecimiento sincero pueden ser las cosas más agradables que puedo hacer por mí hoy.

Es difícil hacer que un hombre se sienta infeliz si se siente digno de sí mismo y reclama afinidad con el gran Dios que lo creó.

Abraham Lincoln



VALOR PARA CAMBIAR: 19 de marzo

En el pasado, cuando alguien no estaba de acuer­do conmigo lo consideraba un fracaso personal. Si hubiera utilizado las palabras, ropas, opiniones, escuela, hogar, amigos, o amantes adecuados, ha­bría podido ubicarme.

¿Y qué me parecían los demás? Felices, seguros de sí mismos; me daban la impresión de que sa­bían todas las respuestas. Pero por mi apariencia, la gente creía que también yo era tolerante y feliz. Si podían equivocarse tanto respecto a cómo me sentía realmente, ¿no podría yo también tener al­gunas ideas erróneas respecto a sus sentimientos? Después de todo, no sería yo la única persona que disimulara tan bien. ¿No estaba comparando mi interior con el exterior de otras personas?

En AI-Anon estoy aprendiendo que alguien pue­de estar en desacuerdo conmigo sin que ninguno de los dos esté equivocado. Cuando nadie debe estar equivocado, todos podemos ocupar un lu­gar, tal como somos.

Recordatorio para hoy

Si comparo, salgo perdiendo. Quizá en esta oca­sión acabe sintiéndome mejor que otra persona, pero con seguridad la próxima vez me sentiré peor. La mejor manera de dejar de sentir que no soy lo bastante buena es renunciar por completo a hacer comparaciones.

"Poco a poco, en nuestras sesiones podemos damos cuenta de que muchas de nuestras molestias provienen de nues­tra actitud."

El alcoholismo y cómo nos afecta

VALOR PARA CAMBIAR: 18 de marzo

Nuestra Octava Tradición sugiere que las actividades prescritas por el Duodécimo Paso nunca debieran tener carácter profesional. Esto significa que como miembros de Al-Anon, nuestra propia experiencia, fortaleza y esperanza constituyen todo lo que necesitamos para ayudarnos mutuamente a recuperarnos de las consecuencias devastadoras del alcoholismo. Si nuestro programa fuera dirigido por profesionales, no tendría libertad para llevar el mensaje de Al-Anon a tantos otros.
Esta Tradición me alienta a ayudar a aquellos que realmente quieren ayuda. He empleado tanto tiempo y energía tratando de ayudar a aquellos que no la querían que la oportunidad de contribuir de manera satisfactoria al bienestar de otra persona me resulta valiosísima. Hoy, debido a mi experiencia con el alcoholismo estoy mejor capacitado para relacionarme y entender a otras personas. Estoy agradecido de haber logrado algo positivo en los momentos más difíciles de mi vida.
Estoy aprendiendo a dar y recibir sin culpas. No me siento endeudada hacia aquellos miembros que me ayudaron pero debo transmitir a otros lo que tanto me ha servido a mí. Y así como doy recibo.

Recordatorio para hoy

Encuentro que compartir mis experiencias, fortaleza y esperanza con otros, en un pie de igualdad, es uno de los regalos mayores de Al-Anon.

Los únicos entre ustedes que serán realmente felices son aquellos que busquen y encuentren cómo servir.”

Albert Schweitzer



VALOR PARA CAMBIAR: 17 de marzo

Ningún problema es eterno. Independientemente de la forma en que parezcan estar establecidas en nuestras vidas, nuestras experiencias en este mundo de cambios rápidos por cierto pasarán.
Las situaciones difíciles a menudo dan lugar a cualidades que de otra manera nunca harían visto la luz, como el valor, la fe y nuestra necesidad de otras personas. Todas nuestras experiencias pueden ayudarnos a crecer.
Pero tal vez necesitemos paciencia, porque algunas heridas no pueden cicatrizar rápidamente sino que necesitan tiempo. Mientras tanto podemos apreciar las nuevas actitudes que estamos desarrollando, sea la capacidad de lamentarnos o la disposición de aceptar. Compartamos nuestros fracasos y triunfos porque es así como se adquiere fortaleza.

Recordatorio para hoy

Recordar que todo pasa porque puede facilitarnos la vida en un día difícil. Seré muy amable conmigo mismo durante ese tiempo. Un poco más de amor y atención puede hacer que todo se torne más fácil.

“Estoy a la altura de lo que la vida me brinda cuando uso los Doce Pasos y las Doce Tradiciones, los lemas, la literatura, apadrinamiento, las convenciones y, lo más importante: las reuniones…”…

In All Our Affaires

VALOR PARA CAMBIAR: 16 de marzo

El progreso puede ser difícil de reconocer, especialmente si nuestras expectativas son poco realistas. Si esperamos que nuestras actitudes negativas o nuestra conducta malsana cambien rápidamente y completamente, posiblemente nos decepcionemos. El progreso es difícil de ver cuando nos comparamos con metas ideales. Tal vez sea mejor comparar nuestras actuales circunstancias sólo con lo que era nuestra situación en el pasado.
Por ejemplo el examen del Cuarto Paso me permitió darme cuenta de que guardaba rencor y ello me hería. Trato de deshacerme de resentimientos y me desespero cuando persisten estas actitudes.
Afortunadamente Al-Anon me enseña a concentrarme en mi progreso, no en la perfección. Aunque algunas veces todavía me aferro a resentimientos sé que estoy progresando porque ya no lo hago con tanta frecuencia o durante tanto tiempo.
Hoy ya no aspiro a la perfección; lo único que importa es hacia dónde me dirijo.

Recordatorio para hoy

Como resultado del trabajo arduo en Al-Anon y de una buena disposición para el cambio, me estoy desplazando en una dirección positiva. Celebraré mi progreso hoy. Sé que el proceso de recuperación continuará ayudándome a crecer hacia una mejor forma de vida.

“Sigue acumulando cosas pequeñas y pronto tendrá un gran tesoro.”

Proverbio latino



VALOR PARA CAMBIAR: 15 de marzo

Antes de AI-Anon, el perdón significaba poder para mí. Podía juzgar al infractor -la persona que no hacía lo que yo quería- y luego ejercitar mi poder demostrando que podía superar la infracción y magnánimamente conceder perdón. Pero nunca olvidaba lo que había ocurrido.

Hoy sé que el perdón no tiene nada que ver con el poder, no me otorga control. El perdón recuerda simplemente que estoy en un pie de igualdad con todas las criaturas de Dios. A veces todos realiza­mos cosas nobles y buenas; a veces podemos ofen­der. No tengo derecho a juzgar, castigar o absolver a nadie. Cuando me creo muy justo, soy el que sufre - me separo de los seres humanos, me con­centro en otros y me mantengo ocupado con pen­samientos negativos y llenos de odio. Al adoptar esta actitud, me digo a mí mismo que soy una víctima, y así sigo siendo una víctima. La actitud más indulgente que puedo adoptar es recordar que mi trabajo no es juzgar a otros, sino pensar y actuar de manera que me haga sentir bien.

Recordatorio para hoy

No conozco los motivos o circunstancias que dan lugar a comportamientos ajenos. Sé que cuan­do me aferro al resentimiento y la culpa, lleno mi espíritu de amargura. Hoy encontraré una manera más positiva de sentirme pleno.

"No puedes aplastar a un hombre sin estar a su mismo nivel."

Booker T. Washington

VALOR PARA CAMBIAR: 14 de marzo

Un día precioso, un hombre se sentó bajo un árbol sin darse cuenta de que estaba lleno de palomas. Al instante las palomas hicieron lo que mejor saben hacer. El hombre le gritó a las palomas al estallar de cólera, atacándolas a ellas así como a la sustancia ofensiva. Pero luego comprendió que las palomas simplemente estaban haciendo lo que ha­cían porque eran palomas y no porque él estuviera ahí. El hombre aprendió así a fijarse si había palo­mas en los árboles, antes de sentarse bajo ellos.

Los alcohólicos activos son personas que beben. No beben por usted o por mí, sino porque son alcohólicos. A pesar de lo que haga, no podré cam­biar esta realidad, ni culpándome, ni gritando, ni rogando, ni trasformándome, ni escondiendo el dinero, botellas o llaves, ni mintiendo, amenazan­do o razonando. Yo no fui la causa del alcoholis­mo. No puedo controlarlo. Y no puedo curarlo. Puedo continuar luchando y perdiendo o puedo aceptar que soy incapaz ante el alcohol y el alcoho­lismo y dejar que AI-Anon me ayude a canalizar la energía que he gastado en luchar contra esta enfermedad para recuperarme de sus efectos.

Recordatorio para hoy

No es fácil ver cómo la persona a la que amo sigue bebiendo, pero no puedo hacer nada para detenerlo. Si veo cuán ingobernable es ahora mi vida, puedo admitir que soy incapaz ante esta enfermedad. Recién entonces podré realmente em­pezar a mejorar mi vida.

"Es lógico que nuestro propio cambio sea una fuerza del bien que ayude a toda la familia."

¿Cómo puedo ayudar a mis hijos?

VALOR PARA CAMBIAR: 13 de marzo

¿Qué tiene que ver el humor, el tono de voz o el estado de ebriedad de otra persona con mi modo de actuar? Nada, a menos que yo decida otra cosa.

Por ejemplo, he comprendido que discutir con alguien que está ebrio es como golpearme la cabe­za contra la pared. Sin embargo, hasta no hace mucho, siempre me zambullía en discusiones, porque eso era lo que la otra persona parecía querer. En AI-Anon he descubierto que no tengo que reaccionar sólo porque me hayan provocado, y que no tengo que tomar a pecho palabras desagradables. Debo recordar que provienen de al­guien que tal vez sufra, y trato de mostrar un poco de compasión. Ciertamente no tengo que permitir que esas palabras me inciten a hacer algo que no quiero hacer.

Recordatorio para hoy

Desprendimiento emocional con amor significa que debo dejar de depender de lo que otros hagan, digan o sientan para determinar mi propio bienes­tar o tomar mis propias decisiones. Cuando me enfrento con actitudes y comportamientos destruc­tivos de otras personas, puedo amar lo mejor de ellas y nunca tenerle miedo a lo peor.

"Desprenderse emocionalmente no significa menos aten­ción sino más atención a mi propia serenidad."

...In All Our Affairs



lunes, 15 de febrero de 2010

Dificultades para la recuperación en la Codependencia I

Dra. Ana T. G-Paullada de Cantú

En este breve artículo hablaremos en femenino, debido a la preponderancia del sexo femenino en este padecimiento, sin embargo no es excluyente del sexo masculino. Se dice (en broma) que cuando una Codependiente va a morir, ve pasar la vida de otro ante sus ojos. Y esto se aclarará una vez que hayan leído el presente artículo. Para poder mejorar la Codependiente necesita en primer lugar pedir ayuda ya que las conductas y hábitos que ha desarrollado a lo largo del tiempo se han rigidizado y se vuelven automáticas. Este paso (la ayuda) es el más difícil, ya que como hemos mencionado en otros artículos los codependientes no sienten que ellos estén mal, sino que todo el problema ha sido el o los Químico Dependientes en su vida. En muchas ocasiones llegan a solicitar ayuda cuando se ha complicado su cuadro ya sea con Depresión, Trastorno de Ansiedad , Alteraciones en el Sueño, cansancio crónico o sus problemas de relaciones interpersonales se han complicado demasiado. Aún entonces, cuando se sienten muy mal emocionalmente, siguen pensando que el problema está afuera y no en ellas mismas. Debido al sistema de pensamiento dirigido a controlar o manejar el exterior para así sentirse “mejor” , se les dificulta enfocarse en sí mismas, poniendo mayor énfasis en la otra u otras personas. Con todo lo anteriormente descrito, el principal problema es “soltar” a las personas a su alrededor y responsabilizarse de su propio bienestar. Existen además otras dificultades en su recuperación, precisamente por su esquema de pensar Codependiente.

Algunas de estas dificultades son:

1) Sentirse víctima crónica: cuando existe este tipo de pensamiento, manejan gran autoconmiseración pensando que el mundo y las personas no han sido “justas” con ellas, que se han “aprovechado” de ellas y que no han obtenido el “reconocimiento” o apoyo merecidos. En este punto sería muy importante checar si no está padeciendo un cuadro de Depresión lo cual también podría interferir en su recuperación.

2) Poner en primer lugar a las personas y sus juicios, antes que su propia rehabilitación, es decir no se responsabilizan de sus necesidades. Esto muchas veces les impide darse la oportunidad de ir a grupos “porque se va a enojar mi marido” o porque “qué van a pensar de mí las demás personas”. Y muchas veces no quieren tomar medicación porque o “está muy cara” o porque su familiar no “cree” que necesite el medicamento.

3) Negar su propio padecimiento o minimizarlo. Tienden a compararse con otros Codependientes (igual que los QuímicoDependientes) y entonces se dicen a sí mismas “esas cosas que dicen en grupos nada mas me deprimen más, ellos o ellas están mucho peor porque a mi no me suceden esas cosas” o en su negación dicen “yo no estoy mal”. Con lo que justifican el no acudir a los grupos porque se sienten “diferentes”.


4) Pensar que el tratamiento es para ayudarlas a controlar o cambiar a los demás. Es frecuente que acudan a terapia o a grupos, pensando en la vida de otras personas y cómo le van a hacer ahora para hacerlos entender y cambiarlos.


5) Dificultad en confiar y pedir ayuda externa. No saben pedir ayuda para sí mismas. Y tratan de hacer las cosas ellas solas, con el resultado obvio de que continúan con sus patrones enfermos.


6) Gran carga de resentimientos, que les impide dejar de pensar o “soltar” a las personas “causantes” de su malestar, por lo que se quedan “enganchadas” con el pasado y se les dificulta disfrutar su presente.


7) Otra gran dificultad es la falta de información, tanto de la Químico Dependencia como de la Codependencia, con lo que se puede posponer indefinidamente la ayuda.