miércoles, 18 de marzo de 2009

CÓMO TRATAR CON EL ADICTO "ACTIVO"


  1. Recuerde que ni es culpable de la enfermedad del adicto. Autoinculparse por otro priva a esa persona del derecho a hacerse responsable de sí misma, y esto facilita su adicción.

  2. La enfermedad del adicto escapa a su control. Usted no sólo no la causó, sino que tampoco puede curarla.

  3. A la única persona a quien puede cambiar o ayudar es a sí mismo, usted es responsable de su propia conducta.

  4. El adicto no busca ayuda hasta que el dolor que le ocasiona consumir la droga se le vuelve más difícil de soportar que el dolor de no consumirla. Por lo tanto no lo encubra, no le ponga excusas, no lo rescate cuando se mete en líos, no se haga cargo de sus cuestiones legales, no pague sus deudas.

  5. Esto no significa que usted tenga que dejar de interesarse en el adicto, ni dejar de quererlo. Desligarse con afecto no es un acto de egoísmo. Le da al adicto la oportunidad de hacerse responsable de sí mismo, y en esto reside su única esperanza de recuperarse.

  6. No busque, esconda, ni tire provisiones o recordatorios de la droga. El adicto se limitará a conseguir más. Tratar de mantenerlo alejado de otros usuarios tampoco servirá de nada. Es él quien debe hacerlo.

  7. No utilice la culpa con el adicto; tampoco da resultado. “Si me quisieras de verdad, dejarías la droga”, sólo sirve para aumentar la culpa del adicto, lo que luego puede ser usado para justificar su uso de la droga.

  8. Determine cómo vivirá usted y cuáles serán sus fronteras. Fíjese límites con el adicto y aténgase a ellos. “No te prestaré ni te daré dinero” es un ejemplo de un límite apropiado a fijar con un deudor incontrolado, un drogadicto o un alcohólico.

  9. Recuerde que la adicción de su pariente no es un signo de debilidad o deshonra familiar; puede suceder en cualquier familia, como cualquier otra enfermedad.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada